José Watanabe

Ser novelista

Imitación de Matsúo Bashō para la novela


No hay comentarios

Nadie que haya pasado por un taller de novela con Daniel Sada olvidará cómo citaba de memoria decenas de poemas, y en el nivel didáctico el poema en prosa de José Watanabe Imitación de Matsúo Basho. Sada, que también desempeñó el oficio de poeta, marcaba pautas sobre lo que debe exigirse el novelista: dominio de personaje, construcción de mundo interior, seducción al lector, etc. Sin embargo, como el amante del lenguaje que fue, insistió ante los aprendices de novelista en que el ritmo, la sonoridad, son esenciales para facturar la prosa perfecta de una gran obra. Observen cómo Watanabe intercala oraciones de diferente extensión y logra el ritmo. Invaluable enseñanza. En mis talleres de novela calco esta lección del maestro, entrego fotocopias de Imitación… a los asistentes y pido leer en voz alta el poema, incluso transcribirlo, con especial atención en el oído. La mayoría de las veces reaccionan maravillados, con algo del espanto de quien enfrenta una obra maestra y cree que no tiene sentido escribir más, a menos que se logre algo como lo leído. Yo me limito a insistir en esto: Los poetas leen novelas, pocos novelistas leen poesía. Al final, Sada sigue vigente. Watanabe se sonríe.

Continuar leyendo…