Moleskine horizontal


MOLESKINE HORIZONTAL | Notas mentales del autor

Moleskine horizontal

Mi experiencia como tutor de Jóvenes Creadores


No hay comentarios

Poco después de arrancado este siglo, fui becario del programa Jóvenes Creadores del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA) en el área de novela. No exagero al decir que mi vida como creador se trastocó por este estímulo: más que un premio fue el compromiso a un año exhaustivo de trabajo, de enfrentamiento a la crítica, ya no en los talleres literarios particulares que había tomado, sino ante un tutor/escritor profesional y un puñado de compañeros rigurosos, cuya obra, además de actualmente publicada, se está ganando ahora mismo su espacio en las letras mexicanas. La novela que en aquel entonces terminé (y que por honestidad intelectual decidí no someter a dictamen editorial) me sirvió para encontrar la voz de otra que cristalicé y publiqué un año después (Adicción, en Joaquín Mortiz), además de consolidar el mundo de un libro de relatos que, pasado el tiempo más decenas de revisiones, abandona al fin su cómodo nicho en el escritorio para irse a la imprenta: su nombre: Café Sarajevo.

Las becas de Jóvenes Creadores del FONCA le cambian la vida a un creador en ciernes.  Fui uno antes y después de esa experiencia: ahora resisto mejor los golpes, mi piel se ha endurecido y, lo mejor, ahora soy mejor crítico de mí mismo.

Muchos años después, fui invitado a ser tutor de este mismo programa. Es ésta la experiencia de la que quiero hablar en este breve escrito.

Para dilucidar cualquier duda sobre la transparencia del proceso de selección de becarios, aclaro que éste se realiza con el máximo rigor, con al menos tres jurados. Para evitar compadrazgos o favoritismos, se firma una carta de ética, susceptible de penalización si uno está mintiendo, y se realiza un deslinde de conocidos cercanos para que sean evaluados sólo por los demás miembros del comité. En la recta final de la decisión, la contienda es tan cerrada que los nombres de los aspirantes desaparecen, se vuelven dígitos, décimas de diferencia en puntuación.

Ahora dejo constancia de mi proceso de trabajo con los becarios a mi cargo, y los resultados de su empeño.

En nuestro primero de tres encuentros, lo admito, me sentía nervioso porque no estaba ante aficionados o aprendices, sino frente a jóvenes con una trayectoria en vías de consolidación, con trabajos publicados y uno de ellos premiado internacionalmente. Para romper el hielo, luego de sacar mi cigarro e invitarlos a fumar o seguirme por una CocaCola, les dije: Qué maravilloso es hacer lo que más nos gusta y que nos paguen por ello.

Lo que siguió fue un trabajo de máximo rigor. Les advertí, ya dueño de la circunstancia, que iba a ser duro con ellos y cada uno debía terminar el borrador de su novela en un año, además de leerse todos mutuamente. Escribieron, revisaron, corrigieron a nivel personal y colectivo, empleando la comunicación electrónica. Los tres encuentros sirvieron más bien para una discusión minuciosa de los proyectos, de hasta diez horas de trabajo continuo al día, interrumpido sólo para comer, y los participantes se iban a la cama felices y rendidos.

¿Qué se leía?: proyectos ambiciosos. ¿Cómo se trabajaba?: con un espíritu de equipo, de camaradería, inyectados estos jóvenes de la alegría de estar haciendo lo que más disfrutaban y siendo reconocidos por ello. Eso es lo importante y va más allá del apoyo monetario: que el joven artista sea sabedor de que está ahí porque compitió con muchos por ese espacio y se está midiendo con los mejores del país (tuve tutorados de Tamaulipas, Michoacán, Puebla y CDMX: las becas NO están centralizadas). Fue un antes y un después en su vida.

En el tercer y último encuentro, mis novelistas estaban extenuados, ojerosos, pero sin perder el destello de sus miradas. Habían leído un poco más de dos mil cuartillas en total (yo con ellos) y preparaban un informe detallado de actividades para pormenorizar sus entregas. Se volvieron mejores autores, sin duda, mejores críticos de sí mismos, también, y, con ellos, yo mismo obtuve estímulo y aprendizaje. A pocos años de haber finalizado sus becas, estos jóvenes novelistas empiezan a hacer visibles los resultados de aquel estímulo específico, ya sea con la publicación de la novela que finalizaron, o la de algún otro libro de narrativa cuya voz se consolidó con el proyecto que trabajaron (incluso en paralelo). Dejo aquí una relación de resultados concretos, trasunto de sus logros personales:

Perro de ataque (Ediciones B, novela), de Darío Zalapa. Esta noche el terremoto (Antílope, novela), de Leonardo Teja. Una línea que cae y se deshace (Camelot América), de Alfonso Fierro. Temporada de huracanes (Random House Mondadori, novela), de Fernanda Melchor. Otro de los becarios fue Roberto Wong, cuya novela fue el pretexto para afinar el mundo narrativo del libro Los recuerdos son pistas, el resto es una ficción (ganador del premio Sor Juana de relato el año anterior). Víctor Roberto Carrancá y Gabriela Solís finalizaron también sus proyectos y están por someterlos a dictamen editorial.

El caso referido corresponde sólo a los novelistas que tuve el privilegio de guiar, si viene al caso el término. Estoy seguro de que en otras artes, los jóvenes becarios han trabajado de manera parecida, estimulados y estimulando a sus compañeros en la creación profesional: en el ánimo de llegar lo más lejos posible, primero en los lienzos, en las partituras, el celuloide o la tan trillada hoja en blanco… después en el mundo.

Como becario actual del Sistema Nacional de Creadores de Arte, trabajo en solitario. Mucho desearía también, en momentos de duda creativa, tener el acceso a un tutor, ir a encuentros con artistas en activo, o bien, mantener un diálogo con interlocutores del área, de otras áreas, aunque sólo fuese en el ámbito virtual.

 

Nota: La imagen de portada de este post, corresponde al proyecto fotográfico Fiat Lux, de Agustín Martínez, realizado con la beca Jóvenes Creadores en el período en que yo la ejercí.  

Moleskine horizontal

Sincronicidad


No hay comentarios

Cuatro notas hiperbreves de un hecho sincrónico, por llamarlo de algún modo en alusión a Jung y, también, en alusión a Sergio Pitol.

  1. Hay algo de gloria en el hecho de tener pánico escénico ante una gran audiencia.
  2. Hace un par de semanas leía ante un público generoso mi texto sobre Sergio Pitol en la Biblioteca Palafoxiana de Puebla y en la cuarta de cinco cuartillas experimenté pánico escénico. Seguí leyendo como si nada, pero mis manos temblaban.
  3. Eran cinco cuartillas de pura sinceridad, y creo que la sinceridad causa pánico escénico. Pocas veces he sido tan sincero como en ese momento en el que hablaba (leía) sobre Sergio Pitol y la inspiración.
  4. No hace ni un par de horas que me encontré a un señor de boina gris y cabello blanco resplandeciente, muy parecido al maestro Pitol. Creí una figuración mía el que me estuviese mirando, pero al volverme hacia él me dedicó una sonrisa discreta antes de atravesar la calle.
  5. Sergio Pitol se encontró un día con la diosa y yo me encontré un día con Sergio Pitol.

Moleskine horizontal

But the Raven


No hay comentarios

But the Raven, sitting lonely on that placid bust, spoke only
That one word, as if its soul in that one word he did outpour
Nothing farther then he uttered; not a feather then he fluttered,
Till I scarcely more than muttered: “Other friends have flown before,
On the morrow he will leave me, as my Hopes have flown before.”
Then the bird said “Nevermore.”

img_4383

Gif: Isaí Moreno.

Moleskine horizontal

Los dientes de Eros


No hay comentarios

Los dientes de Eros es mucho más que un poemario de su autor: se trata de la búsqueda de un resplandor que por sí mismo aparente dejar al resto del mundo en tinieblas.

Alejandro Massa Varela consigue una interpretación original (¿originaria?) del despertar sexual del universo. Nos entrega a la par una lección soterrada de metafísica con un lenguaje a veces trastornado y descripciones desconcertantes para los objetos.

La poesía dialógica y voluptuosa ofrecida aquí invita a leerse o representarse en escenarios reales o en uno secreto, ése que bien podemos llamar el de la vida de la mente. Su construcción es poderosa porque sabe narrar, es decir, conocer.

Hay en Los dientes de Eros lo que podríamos llamar proposiciones con valores de verdad sobre el mundo, quizá porque las palabras han atravesado el tamiz del rigor y la criba del hallazgo científico al que tanto apelaba Ezra Pound. En este libro fascinante persiste de principio a fin ese afán fundacional que todo poeta que así se autodenomine debería perseguir hasta el final de sus días.

Isaí Moreno