Daniel Sada

Moleskine horizontal

Tomaduras de pelo y la osadía de un género literario


4 comentarios

A propósito de las declaraciones de Carlos Chimal sobre la tomadura de pelo que es la ciencia ficción (CF), elaboro esta serie de anotaciones breves y desordenadas sodre tal género. (Aclaro que nunca lo he cultivado declaradamente como tal):

1. Cuando estudiaba Ciencias en la universidad, mostré emocionado a un profesor, físico de formación, la novela de Carl Sagan Contacto, y le mencioné lo maravilloso del personaje femenino Ellie Arroway, a quien muchos años después interpretaría en el cine Jodie Foster. “Deje de leer esas tonterías y póngase a estudiar”, me conminó. Me tomó por sorpresa el comentario, no sólo por el denuesto a la magnífica novela que estaba leyendo, una de las más honestas y bellas, sino porque el científico referido sumó a su escasa apertura la declaración de una nula trayectoria lectora. Ahora los físicos teóricos se toman en serio lo que Sagan propuso en la novela, el que, en breves palabras, tuvo por vez primera la intuición del concepto de agujeros de gusano y antes de publicarlo consultó al gran Kip Thorne, cosmólogo, para ver la factibilidad física y matemática de su hallazgo. Thorne hizo cálculos durante meses y le dio la razón. Así, Sagan publicó su novela sin cargos de conciencia. (¿Dónde está lo anticuado de Carl Sagan, señor Carlos Chimal?) Continuar leyendo

Ser novelista

Imitación de Matsúo Bashō para la novela


No hay comentarios

Nadie que haya pasado por un taller de novela con Daniel Sada olvidará cómo citaba de memoria decenas de poemas, y en el nivel didáctico el poema en prosa de José Watanabe Imitación de Matsúo Basho. Sada, que también desempeñó el oficio de poeta, marcaba pautas sobre lo que debe exigirse el novelista: dominio de personaje, construcción de mundo interior, seducción al lector, etc. Sin embargo, como el amante del lenguaje que fue, insistió ante los aprendices de novelista en que el ritmo, la sonoridad, son esenciales para facturar la prosa perfecta de una gran obra. Observen cómo Watanabe intercala oraciones de diferente extensión y logra el ritmo. Invaluable enseñanza. En mis talleres de novela calco esta lección del maestro, entrego fotocopias de Imitación… a los asistentes y pido leer en voz alta el poema, incluso transcribirlo, con especial atención en el oído. La mayoría de las veces reaccionan maravillados, con algo del espanto de quien enfrenta una obra maestra y cree que no tiene sentido escribir más, a menos que se logre algo como lo leído. Yo me limito a insistir en esto: Los poetas leen novelas, pocos novelistas leen poesía. Al final, Sada sigue vigente. Watanabe se sonríe.

Continuar leyendo…

Ser novelista

El arte de la novela a la luz de Daniel Sada


2 comentarios

Retomo aquí este artículo sobre las enseñanzas en los talleres de novela de Daniel Sada. Lo publiqué originalmente en Lado B.

1. Somos legión quienes podemos afirmar que poseemos el número uno de Erdös con respecto a Daniel Sada luego de participar en alguno de sus talleres. Aquellos que aprendan algo de nosotros tendrán el número dos de Erdös, sus discípulos el tres y así sucesivamente.

Continuar leyendo…

Ser novelista

American beauty y la argumentación según Sada


No hay comentarios

Una de las inolvidables enseñanzas en el taller de novela de Daniel Sada era el arte de la argumentación. Es posible aprender de los guionistas de cine al escribir novela. Sada seguraba conocer aspirantes a novelistas con destreza en el narrar, poseedores de una prosa que hasta él envidiaba, pero que no sabían argumentar. Si por algo vale una obra como Agua para chocolate, le recuerdo haber dicho, no es por su apuesta estética (carece de ella) sino porque su autora argumentó muy bien cada que se requería. ¡Argumenten bien al narrar sucesos!

Continuar leyendo…

Ser novelista

Lo expletivo en la novela


No hay comentarios

Daniel Sada empleaba a menudo en sus talleres de novela el término expletivo. Sé más expletivo en tus enunciados, exclamaba, y solía ejemplificarlo con oraciones simples que se enriquecían paulatinamente. Era uno de los secretos para la factura de sus novelas. Transcribo el término del Diccionario Anaya de la Lengua:

Expletivo, va  adj. Se aplica a la expresión o nexo que, sin ser estrictamente necesario en una palabra o frase, la completa, matiza o enriquece.